La cocina profesional y sus accidentes frecuentes

Los accidentes pueden ocurrir en la cocina por diversas razones, como por ejemplo: descuido, apuro o equivocación, pero también pueden generarse graves consecuencias. De acuerdo a los datos de la ACHS, de la totalidad del comercio nacional, el 58,7 % de los accidentes se producen en el rubro de restaurantes, bares y cantinas, y estos pueden ser: 

Cortes con cuchillo: este es quizás uno de los accidentes que suele ocurrir con gran frecuencia dentro de la cocina profesional. Tiene cabida tras momentos de descuido con cuchillos, ralladores o rebanadoras. Un cuchillo cocinero cuenta con una hoja ancha, estable y sólida, siendo uno de los más usados y filosos que podrás encontrar. Si se esta apurado o se manera de una forma incorrecta podemos dañar o herir a algún compañero. 

 Caídas por derrame de líquidos: en gran cantidad de oportunidades los cocineros apurados por entregar a tiempo el plato dejan caer líquidos o sustancias: agua, aceite, caldos, salsas, entre otros, lo que conlleva a posibles caídas. El consejo es mantenerse preocupado por el entorno y de que se encuentre limpio.

Quemaduras con fuego o aceite: aparte de que son sumamente dolorosas, es posible que lleguen a generar daños irreparables y marcas en la piel para toda la vida. Es importante tener conocimiento de como no ir y venir de la cocina al momento de freír o cocer algo. Incluso se recomienda usar siempre guantes adecuados.

Daño de manos con la licuadora: es un elemento que puede llegar a ser mucho más peligroso de lo que pensamos, por lo que se aconseja que nunca se limpie su interior mientras se encuentre conectada a la electricidad. De no ser así, se podrían perder uno o más dedos.

Quebradura de losas: los accidentes de este tipo, ocurren con bastante frecuencia, y ello se debe a que los accesorios e implementos que se utilizan en una cocina, en líneas generales son muy delicados, en consecuencia, alguna maniobra que se realice rápidamente podría ocasionar un accidente. Par evitar dichas situaciones es importante seguir estos consejos: 

  • No expongas la loza desde el congelador al horno (o viceversa).
  • No insertes platos directamente a un quemador o asador.
  • No agregues líquidos a un plato caliente.
  • No uses loza trizada o dañada

Quemaduras con hornos: este al parecer se trata de uno de los accidentes más dolorosos y difíciles de sanar, pero además, las quemaduras producidas por la interacción con un horno profesional vienen a ser bastante frecuentes.  Las altas temperaturas de estos equipos pueden llegar a los 300 ºC, por lo que el más mínimo roce con alguna parte del cuerpo puede dañar.  A modo de prevención, nunca prendas, introduzcas o saques algo de él sin usar guantes de cocina. Es una gran clave ser pacientes al momento de cocinar ya que una quemadura del horno es algo que todos podemos evitar.

La cocina puede convertirse en múltiples oportunidades en un lugar de potenciales peligros, pero si los prevenimos resulta más sencillo, teniendo precaución, regulando los tiempos evitando apuros y manteniendo un orden constante.

Comments closed

Entradas recientes