Higiene y limpieza, es la prioridad en tu restaurante

Numerosos dueños de restaurantes luego de unos años en ejercicio, cometen el grave error de descuidar la higiene y limpieza con la intención de atender más rápido a todos los clientes, esta actitud por un lado es positivo porque se reduce en gran medida el tiempo de espera de los clientes, pero por otra parte esta clase de situaciones hace que el trabajo de limpieza aumente y por ende se descuida por completo la higiene del local. Es importante que tengas en cuenta que mejorar el rendimiento de un restaurante no depende solamente del tiempo de espera del cliente, la higiene es un factor crucial que debes mantener.

La higiene interna o en la cocina es más importante que la externa, la cual es percibida en los baños, pisos, utensilios, etc, dicha situación al final del  día es más peligrosa cuando se convierte en una situación de costumbre, principalmente en esos sectores donde los clientes no tienen acceso normalmente, el problema más grande es que al descuidar la higiene y la limpieza los riesgos se incrementan en gran medida, tales como: riesgos de intoxicación de clientes al estar en contacto con cualquier clase de bacterias, enfermedades en empleados, incendios o explosiones por suciedad acumulada, además lo más importante mala reputación del restaurante.

Lo importante es siempre establecer políticas permanentes de limpieza constante, sobre todo luego de que el restaurante ha sufrido una restauración y todos los implementos se encuentran relativamente nuevos, a su vez es importante considerar una higiene total, no solamente en la cocina sino en todo el restaurante en general, siempre debes tener en cuenta que cuando un cliente visita un restaurante, incluso del olor que el cliente percibe al entrar, se debe implementar un plan de limpieza constante de los baños, se debe monitorear que todos los vasos, platos y cubiertos están absolutamente limpios.

Algunas políticas de limpieza que puedes aplicar en tu restaurante son:

  1. Limpieza del piso en cada 30 minutos.
  2. Supervisar la limpieza del área de la cocina, por lo menos cada 60 minutos.
  3. Limpieza permanente de las mesas sin importar que hayan sido usadas o no, por el polvo o cuestiones similares.
  4.  Limpieza del baño o baños por cada 30 minutos.
  5. Evita la acumulación de platos realmente sucios lavando luego de que hayan sido utilizados.
  6.  Siempre mantener las instalaciones libres de cualquier plaga por medio de empresas especializadas en el tema.
  7. Adecuada manipulación de los alimentos dentro de la cocina.
  8.  La utilización de guantes a la hora en que se deba manipular los ingredientes más delicados.
  9. Limpieza de platos y vasos, siempre asegurando que estos no tengan restos de polvo o similares, sin importar de que estos ya se encuentren lavados.

No debes olvidar la forma en el comportamiento del consumidor ha cambiado durante los últimos años, un solo error en este tema se convierte en un motivo suficiente para que un cliente vaya y se lo cuente a todos sus amigos o lo publique en sus redes, algunos son más indiscretos y toman una fotografía para luego subirla a Facebook o Twitter, eso nos genera una publicidad más que negativa.

No comments yet

leave a comment

*

*

*

Entradas recientes